Categorías

 

Cataratas de Iguazú es mucho más que las cataratas

Cataratas de Iguazú es mucho más que las cataratas

Cada rincón del parque te ofrece una nueva perspectiva. ¡Tomate tu tiempo para descubrirla!

¿Tenés pensado viajar a cataratas? ¿Las conocés y estás pensando en volver?

Aunque las cataratas hayan sido una de las “siete maravillas naturales del mundo” y reciban miles de visitas, aún hoy es posible encontrar algún un lugar íntimo, para sentarte tranquile, cerrar los ojos y respirar con todos tus sentidos (sobre todo si no te apurás por seguir a las personas que bajan del trencito en cada estación del parque en el lado argentino). Una vez pude hacer un picnic al lado de la garganta del diablo y echarme a hacer una siesta. Disfrutar de esos paréntesis de soledad en medio de semejante lugar con semejante concurrencia es un lujo que te podés dar.

Si creés en la energía del universo, o en alguna fuerza superior, de seguro pasó por acá. Donde cielo se junta con la tierra, el agua baja con una fuerza de otro mundo y salpica esas gotitas de agua que se tocan con el sol y nos devuelven el arcoiris.

¿Cómo no enamorarse de Iguazú?

Si viajás con tiempo, o si sos curiose y te interesa salir un poco del circuito más frecuente, aquí van seis propuestas bien interesantes:

1. Recorrer el lado argentino en dos días. Tranquilamente, caminando, haciendo picnics en algún lugar que encuentres (y que esté alejado de los coatíes).

2. El Salto Mbocay (lo encontrás en google maps). Naturaleza pura y paz. Caminata de selva a lo largo de un río poderoso con saltos de agua blanca espuma, que terminan en una olla para meterse feliz. Cerca del centro y alejado de todes. Para conectar. Para mí un imperdible. Recomiendo ir de día y avisar a alguien que vas ahí.

3. Sumarte a la movida cultural de Foz de Iguazú y Puerto Iguazú : clases de yoga, jams de música, feria del libro, fiesta, teatro, eventos. Hablando con les artesanes locales y con los chicos de Espacio Nativa, seguro encontrás una actividad que te guste.

4. En Paraguay hay un parque pequeño con unas cataratas pequeñas. Nada que ver con las principales, pero es una salida distinta.

5. Foz de Iguazú (I): el parque del lado brasilero está concesionado –al igual que el argentino- y armado con bastante calle y cemento. Lo diferente es que las plataformas van hasta debajo de una catarata y también hay buenas vistas para sacar fotos, aunque me gustan mucho más los paseos del lado argentino en todo sentido.

6. Foz de Iguazú (II): Al contrario del pequeño Puerto Iguazú, Foz es una gran ciudad. Podés llegar a coincidir con buenos eventos de música y cine, ferias del libro y otras variadas actividades. Es fácil ir en transporte público, de día. De noche no lo recomiendo. ¿La yapa? El menú del mediodía del lado brasilero, el famoso PF suele ser variado, muy rico y económico.

Cientos de animales sorprendentes para admirar y respetar

Lamentablemente Iguazú no escapa a las intenciones de privatización. De cada entrada que pagás, el parque recibe bastante menos del 50%. Esto impacta en las pocas o nulas acciones de mejora de la flora, la fauna y las condiciones de les trabajadores.

Otro tema que me preocupa es el poco cuidado que tienen les conductores que producen matanza de animales autóctonos (muchos de ellos en peligro de extinción). Me tocó acompañar a un amigo veterinario en la autopsia de un Yaguareté, y ver videos de cómo las madres buscan a sus hijes por semanas una vez que mueren.

Por último, si viajás sol@ y no querés estar sol@, podés contactar a las personas de couchsurfing de Iguazú (te recomiendo mi artículo sobre CS que encontrarás en la sección tips útiles)  y/o alojarte en un hostel para poder organizar planes compartidos.

1 Comment
  • Maximiliano Schmaldienst

    10 septiembre 2019 at 2:33 am Responder

    Te amé!! Simplemente gracias totales!

Post a Comment